El sector inmobiliario cerró un 2014 récord en España

Tras más de un lustro de caída del negocio, el sector inmobiliario español auguraba que en el ejercicio 2014 llegaría la recuperación. Sin embargo, la realidad más optimista ha superado todas las previsiones.

A la espera de las cifras del cierre del año, se trata ya del segundo mejor ejercicio de la última década, sólo superado por 2007, en pleno boom de la economía española. “El mercado este año ha sido proporcionalmente más activo que en 2007. Se ha comprado un mayor número de activos, y los volúmenes, si lo comparamos con los precios de 2007, son mucho mayores”, explican desde el área de Research de JLL España.

En lo que va de año, se han invertido en inmuebles de uso terciario (es decir, no residencial) más de 6.180 millones de euros, según Deloitte Real Estate.

Una cifra que se dispara hasta los 9.000 millones según la consultora Aguirre Newman, si se tienen en cuenta las múltiples carteras de deuda, cuyas garantías eran activos inmobiliarios, y las compraventas de suelos y viviendas.

Estas cifras duplican las registradas en 2013, 2012 y 2011, y se explican por la conjunción de varios factores. “2014 ha sido un ejercicio en el que se han dado todos los elementos para favorecer la inversión inmobiliaria: la mejora de la coyuntura económica, la aparición de nuevos actores con liquidez y con presión para invertir (las Socimis), la vuelta de la financiación y la necesidad de vender de determinados fondos cerrados”, señala Javier García-Mateo, director de Deloitte Real Estate. Nuevos inversoresEntre los factores que más han influido en el incremento de la inversión destacan los nuevos actores del sector: las Socimis. Sólo las cuatro grandes sociedades inmobiliarias cotizadas, Merlin Properties, Hispania Real, Lar España y Axia Real Estate, han invertido más de 2.400 millones de euros. Entre ellas, la que hasta el 24 de diciembre era la mayor compra de un centro comercial en 2014: la de Marineda City, en La Coruña, por Merlin Properties y por 260 millones.

Hace pocos días, la inmobiliaria británica Intu Properties batió este récord al pagar 451 millones por Puerto Venecia, en Zaragoza. Con estas últimas operaciones, la inversión en centros comerciales en 2014 asciende a 3.000 millones, la misma cantidad que se invirtió en todo el sector inmobiliario en 2013.

Los centros no son los únicos inmuebles de uso comercial que han protagonizado grandes operaciones. Los locales en calle también han sido la estrella de la inversión. Así, compañías como Mango han comprado inmuebles en Madrid y Bilbao para crear grandes tiendas; mientras que fondos internacionales, como Axa Real Estate o Deka pujan por ser el casero de las principales marcas comerciales en la Gran Vía de Madrid.

En el caso de las oficinas, la inversión se ha disparado de enero a septiembre más de un 200%, hasta 2.400 millones, según CBRE. Estas cifras se deben a la compra de carteras como los cuatro edificios ubicados en Barcelona y Madrid en manos de Blackstone, a los que se suman los otros cuatro que el mismo fondo compró a Sareb hace unos días.

En oficinas también destaca la compra de dos inmuebles en Barcelona, Torre Agbar y Paseo de Gracia 111, que serán transformados en hoteles de lujo, o los numerosos edificios vendidos por administraciones públicas como la Generalitat.

“Se cierra un año de gran actividad inversora y el mercado debe aspirar al mismo grado de actividad para el próximo año, aunque con algunos cambios en el perfil de los inversores”, explica Jaime Pascual, director general ejecutivo de Aguirre Newman.

La Expansión.

Publicado en Sin categoría.